domingo, 2 de diciembre de 2012

Estigmatización de la clase popular

La estigmatización es un acto de menosprecio hacia  otro, en asociación a la identidad virtual con que se ve al individuo menoscabado.  La estigmatización conlleva la identificación tanto de un estigmatizador que ocupa un rol que goza de la "normalidad" social, y la identificación del estigmatizado que se ve relegado a un rol que se aleja de las expectativas de norma social. (Goffman, 1963). La clase popular que pretendemos definir en este apartado sufre claramente la aplicación de este concepto que es la estigmatización, las clases populares son identificadas por un grupo estigmatizador que cree encontrarse en un lugar un tanto "privilegiado" y con el derecho de realizar una ausencia de reconocimiento o también llamado reconocimiento negativo,aunque estos no implican un problema en sí,  hay una falta de justicia en permitir que un individuo o un grupo se le niege el estatus de interlocutor pleno en la interacción y que se le menosprecien sus caracteristicas distintivas o aquellas que se les adjudican.
Entenderemos aquí a las clases populares, no como aquel segmento de la población que presenta más carencias, tanto del tipo material u otras que pudieran obstaculizar el desarrollo humano de sus componentes, sino, como una construcción mas bien histórica y con una interpretación mas  de identidad colectiva.




      En cuanto a esto, queremos unir ambos conceptos; "estigmatización" y "clase popular" es algo que a diario se da en nuestra sociedad, algo que vemos día a día, una idea que se ha creado hegemónicamente y que afecta a muchos y, lo que es peor aun, afecta a los sectores más vulnerables, aquellos que mas necesitan ayuda, son estigmatizados de la forma mas cruel, algo que los aparta aun más de la sociedad, creando un rechazo por parte de la sociedad en general, un visualización anterior que ellos ni merecen ni han creado, sino que ha sido algo impuesto por el sistema en el cual nos encontramos.

         En la mayoría de las sociedades actuales, la pertenencia a una clase u otra puede ser una llave maestra o una condena para la cotidianidad de las personas, en el sentido de que pueda facilitar o dificultar el recorrido profesional y/o personal. También esta pertenencia a una clase es observable en el dialogo que mantiene las personas al mencionar a alguien con un estrato socioeconómico más alto o bajo, en donde los con mayor recursos son denominados "cuicos" y los de clase baja "flaites". Sin duda éstos últimos son los que se llevan la peor parte ya que en el momento de postular a algún trabajo se dan direcciones falsas para evitar la discriminación y así acceder a un empleo. 


Los estigmas que atañen a la clase popular chilena, generalmente están asociados a la delincuencia, gracias en parte a datos duros que asocian los delitos de mayor connotación social con personas de escasos recursos (CAE, 20XX) y también gracias al reforzamiento mediático de los mensajes que contienen esta asociación, reforzando además, el estigma de delincuente joven y popular (UNICEF, S/A).


Un ejemplo de esto lo encontramos en el reportaje:

Puente Alto, la prensa, y los estigmas al no mirarnos las caras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada